Casa de la Cultura, Lugar de eventos y un orgullo Cochabambino
19 octubre, 2017
Orgullosos ganadores de la VII Olimpiada Científica Estudiantil
20 octubre, 2017

¿Por qué a Cochabamba se le dice “La Llajta”?

 Llajta es un término quechua-aymara que data de la época incaica. En realidad, el término original es Llajta, muy cercano a cómo se pronunciaba en esos tiempos. 

Llajta es el vocablo suavizado y más fácil de pronunciar por la hispanidad de aquellos días y fue por eso quedó con ese nombre. Pero lo que hoy vamos a saber es ¿Qué significa?

Llacta siginificaba ‘huaca local’, es decir, eran poblados y comunidades en ese entonces. Según la visión incaica, las huacas estaban protegidas y quedaban bajo el dominio e influencia de determinadas divinidades, llamadas llactahuacas. De esta manera se sabe que los nombres antiguos de los poblados corresponden a la huaca principal, e indicaban a la comunidad que protegían. Cada comunidad protegida por los llactahuacas era un llactayoc (Esto significa los que poseen la llacta’).

Según el filólogo australiano Gerald Taylor, experto en quechua, “Llacta” significaría para Cochabamba, en el contexto fundacional de Huayna Cápac, algo así como:

 “el santuario de los dioses locales que gobiernan sobre esta tierra, incluidos los ayllus devotos que los adoran”.

Cochabamba perpetuo dicho apelativo al tratarse de la comunidad o huaca más importante de la región en el plan de expansión incaico. Poco antes de la conquista española, aquí se agrupaban las tropas cuzqueñas, se almacenaban alimentos y se celebraban fiestas agrícolas donde se rendía culto a las deidades de la fertilidad andina, de manera que este era el lugar preferido, el escenario, el área de acción, el santuario de los dioses locales. Existe además el gentilicio Llajtamasis para referirse a los pobladores de esta ciudad, llamados también ‘cochabambinos’ o ‘cochalas’.

Esta llajta central, o LA LLAJTA según dicha visión, es desde aquellos tiempos el lugar donde conviven las diferentes divinidades, donde el poder del cielo y de la tierra unen sus naturalezas para dar fruto a las bondades de esta tierra de valles hermosos.